jueves, 9 de enero de 2014

Un cajón de sastre para empezar el año

Ya han pasado las fiestas navideñas y no he publicado nada sobre ellas, pero eso no quiere decir que no haya estado haciendo cosas.

Estas Navidades me han hecho una serie de encargos que me han tenido muy ocupada, pero que han quedado tan bonitos que no puedo hacer otra cosa que enseñarlos.

El primer encargo de esta Navidad me vino de parte de mi amigo Bernardo. Su abuela cumple años en Nochevieja y quería que le hiciera una tarta. ¡Imaginad qué responsabilidad! Las abuelas son un público difícil, pero la tarta salió preciosa de mi cocina y, según me han contado, no quedaron ni las migas.


Para los golosos: se trata de una layer cake de vainilla, un pelín borracha con almíbar de ron, con relleno de ganaché de chocolate intenso y que está cubierta con fondant blanco y rosa y chocolate de modelar.

El siguiente encargo fue todo un reto. Tenía que reproducir la mascota de una Clínica Veterinaria a partir de un dibujo en dos dimensiones... Así, tan ricamente. Era para regalárselo a una de las dueñas de la Clínica para Reyes. Objetivo: ¡¡que el perrito quedara perfecto!! 


Creo que está bastante conseguido. Se quedó con un tamaño de unos 30 cm aproximadamente y estará a la vista de todos los que visiten la Clínica.

Lo que viene ahora me lo encargué a mí misma. Hice unos cupcakes extrachocolateados para llevarlos como postre a la cena de Nochevieja.


Son unos cupcakes de chocolate, rellenos de chocolate blanco y cubiertos con una fina de capa de chocolate blanco y una rosa de chocolate negro, decorados con una onza de chocolate blanco cada uno. En fin, que si no sois mucho de chocolate estos no son los cupcakes adecuados para vosotros.

El último encargo me lo hicieron los Reyes Magos, allá por Julio. Querían que hiciera dos mantas, una para una niña y otra para su madre. Pensé que a todas las niñas les gusta el arcoiris y los colores vivos y que a todas las madres les gustan las mantas de granny square, así que fui haciéndolas poquito a poco.


Resultó que los Reyes me las habían encargado para mi hermana, Isabel, y para mi sobrina, Sara. Nos llevamos una sorpresa las tres cuando abrieron su regalo. De verdad, no nos lo esperábamos.

Y estas han sido mis vacaciones de Navidad, así resumidas. Espero que las vuestras hayan sido perfectas y os deseo lo mejor para el año que acabamos de estrenar... Hummm, ¡todavía huele a nuevo!

5 comentarios:

  1. Que cosas mas bonitas!Me encanta la manta roja y rosa!

    ResponderEliminar
  2. No me extraña que hayas estado desaparecida tanto tiempo.....Las mantas han quedado preciosas, pero que cosas, se han quedado en "casa" y tú sin saberlo.
    Un besazo. Por cierto, te ha quedado un cupcake para mi.?.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Madre mia, qué máquina!! ¡¡Te ha cundido un montón!! Las cosas bien hechas, siempre están bien. Enhorabuena. Besos y feliz año 2014

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa,
    ¿Te acuerdas de mi? Jajaja, ¡hacía muchísimo tiempo que no me pasaba por aquí! Quería decirte que he vuelto al mundo blogueril jiji. Bueno a lo que vengo, menudos encargooos!!!! Normal que no hayas tenido tiempo de pasarte actualizar.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. Como has trabajado!!! Me encantaron todos los encargos! Pero las mantas preciosas te quedaron.
    Besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario. Tu opinión es muy importante para mejorar el blog día a día

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...