martes, 5 de noviembre de 2013

Una tarta de diez

El día de hoy es muy especial para mí. Como todas las ocasiones especiales, se merece una tarta.


Hoy os doy la receta de la Tarta Blue Velvet con ganaché de chocolate blanco.

Os preguntaréis por qué hoy, 5 de noviembre, es un día especial. Pues sentáos, que va la historia:

El 5 de noviembre de 2003 estaba yo despertándome muy, muy, muy temprano, porque tenía que coger el autobús para ir a clase, cuando sonó el teléfono. En otras circunstancias nos hubiera asustado muchísimo una llamada a las 6:30 de la mañana, pero ese día no. Estábamos esperando que nos llamaran de un momento a otro.

Mi padre cogió el teléfono y le cambió la cara. Sólo dijo "¿sí?, ¿en serio?, ¡ya voy!" y me pasó el auricular. Era mi madre. Mi hermana estaba de parto y nada más y nada menos que ¡a más de 600 Km de distancia!

Ella se había ido un tiempo antes para ayudar a mi hermana a preparar todo para la llegada de su primera nieta, que llegó, como predijo su madre, un poquito antes de lo que le tocaba.

Mi padre se fue corriendo a la estación de tren, mi hermano se fue a trabajar y yo a la universidad, pero ese día sólo pensaba en Sara, mi primera sobrina, que iba a ser la niña más preciosa del mundo. Y así fue (y sigue siendo). Cuando mi cuñado nos mandó una foto de Sara, recién nacida, tan bonita, tan pequeñita...  no puedo explicar la sensación que experimenté.

Unos días después mi hermano y yo fuimos a Barcelona a conocer a nuestra ahijada. Cuando llegamos, mi hermana estaba en la cama, dándole el pecho a su hija. Nos miró y nos dijo "mirad, que preciosa, ¡y es mía!". Me la dio y pude tenerla en brazos por primera vez.

Hoy Sara cumple 10 años. Es una niña lista, creativa, preciosa y muy, muy cariñosa. Y como no puedo estar con ella el día de su cumpleaños, le he hecho esta tarta azul, su color favorito.

TARTA BLUE VELVET CON GANACHÉ DE CHOCOLATE BLANCO



Ingredientes para el ganaché de chocolate blanco:

- 250 g de chocolate blanco.
- 250 g de nata para montar (con un mínimo de 35% de grasa) a temperatura ambiente.

Elaboración del ganaché:

Derretimos el chocolate (bien al baño maría o bien en el microondas). Cuando está bien derretido le añadimos la nata e integramos. Al principio parece que no se va a integrar en la vida, pero poco a poco va cogiendo un color amarillento y termina por ligar bien.

Dejamos que se enfríe fuera del frigorífico y luego lo tapamos y lo metemos en el frigorífico. Debe estar dentro mínimo 2 horas, pero es mejor hacer de un día para otro.

Cuando vamos a usar el ganaché, lo montamos con varillas y, yo os recomiendo no probarlo, porque está tan bueno que no váis a dejar nada para rellenar la tarta, pero allá vosotros, yo aviso.



Ingredentes para el bizcocho:

- 55 g de mantequilla a temperatura ambiente.
- 150 g de azúcar.
- 1 cucharada de extracto de vainilla.
- 120 ml de leche con media cucharada de limón.
- 150 g de harina.
- 1 cucharada de cacao en polvo.
- 1 huevo.
- 1/4 de cucharada de colorante azul y una pizca de colorante morado.
- 1/2 cucharada de bicarbonato.
- 1 cucharadita de vinagre blanco.

Elaboración:

Primero ponemos en un recipiente la leche con el limón y lo dejamos un ratito hasta que se corte la leche.

Batimos el azúcar y la mantequilla hasta que quede una masa esponjosa. añadimos el huevo y la vainilla y lo integramos todo bien.

En un bol aparte tamizamos la harina con el cacao. Añadimos la mitad a la mezcla y cuando está integrado añadimos la leche (que ya debe estar cortada). Luego la otra mitad de la harina.

Cuando la mezcla sea homogénea añadimos los colorantes. Yo le he puesto un poquitode morado porque si ponemos sólo el colorante azul cuando se hornea se queda un tono verdoso, y el morado neutraliza el amarillo de la masa y se queda un azul chulísimo.

Por último mezclamos el bicarbonato con el vinagre y lo añadimos a la masa cuando empiece a burbujear.

Engrasamos un molde y horneamos a 180º durante unos 20-25 minutos. Una vez hemos comprobado que está bien hecho, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar en una rejilla. Cuando está frío del todo lo desmolsamos, lo envolvemos en film transparente y lo metemos en el frigo.


Para ver cómo rellenar y cubrir el bizcocho con fondant podéis ver la explicación paso a paso aquí. Cuando ya está cubierta, se decora al gusto (yo he cogido chuches azules) y ¡a comer!

Espero que probéis la receta y que me digáis que tal os ha salido.

Yo por mi parte, sólo tengo que decir: TE QUIERO, SARA, ¡QUE CUMPLAS MUCHOS MÁS!

3 comentarios:

  1. Es una pena estar tan lejos de la familia, te lo digo por experiencia. Seguro que Sara es una preciosidad de niña, muchas felicidades para ella y para toda tu familia. Besicos.
    La tarta tiene una punta buenísima.

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS NANA
    ME ENCANTA LA TARTA Y LA HISTORIA
    ME HE EMOCIONADO:-)
    TE QUIERO MICHISIMO

    ResponderEliminar
  3. No hay nada más bonito que poner todo nuestro cariño en aquello que estamos haciendo. Feliz cumpleaños.
    Besos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario. Tu opinión es muy importante para mejorar el blog día a día

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...