miércoles, 20 de febrero de 2013

De cómo Koala conoció a Osito Pequeño

 Todo comenzó una mañana en la que Koala salió a pasear, como siempre, en pijama. Él es así.


Como todo el mundo sabe, pasear en pijama da mucha hambre, así que ¡qué casualidad!, encontró una manzana y un pera que estaban por ahí solas, de manera nada sospechosa.
Koala quiso hincarle el diente a la manzana, pero se encontró que estaba rellena de cuentas de madera.
- ¡Qué bien! - dijo Koala - Me haré algún collar con esto.

Viendo que la manzana tenía ese tesoro, pensó que tal vez la pera también escondiera algo en su interior. Y así era, sólo que no eran cuentas de madera, ni monedas de oro, ni nada parecido... ¡era Osito Pequeño!
- ¡Cuánta luz! - dijo Osito Pequeño.

Koala le explicó que pensaba que dentro de su pera encontraría grandes riquezas, y Osito Pequeño le dijo que de riquezas nada, que tenía que conformarse con vivir dentro de una pera y encima guardar sus cuentas de madera en una manzana.

- Pues yo conozco un sitio. - le comentó Koala- Si no te importa vivir con un hombre de jengibre, un pingüino, un muñeco de nieve y creo que un pony (que no se deja ver demasiado)... Te puedes venir conmigo. ¿Te gustan los pastelitos?
Y así, cogidos de la mano, se vinieron a vivir aquí y, desde entonces, Koala no puede dormir si Osito Pequeño no le cuenta un cuento.

1 comentario:

  1. Una entrada muy tierna. El osito se ve precioso, pero las frutas son impresionantes.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario. Tu opinión es muy importante para mejorar el blog día a día

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...